09 noviembre 2013

Poemas domésticos, un texto. 2012.




Sacar la maleza con flores brotadas y
descubrir un universo de hormigas huyendo
el hoyo de la araña roja que circula por fuera de la casa
abrir las bolsas de basura como una boca
oscura y plástica y dejar
que entre lo más inútil con su sabida perversión
lavar la ropa que destila tiempo gastado como
para que no se grabe el invierno
sino pase la humedad haciendo estragos y comiéndose
el filo de las tardes sin sol
las ventanas y su separación intrínseca con los mundos
el piso lleno de polvo
el polvo que nos llevamos a la boca
todo el día arder bajo la casa
la domesticada afinidad con las labores que incluyen
el desecho y el enjambre
los candados y los grifos abiertos para mantener la alerta
la doble llave de la puerta antes de que
nos inunde el sueño y no pueda
venir lo extraño
la ropa sin doblar en la cama como
un cuerpo deshinchado
que quedó envilecido para siempre
los vestidos que se nos olvida usar y que
nos abandonan en cualquier estación del año
la mugre que se instala a ocupar
las esquinas del baño y las manchas
las ranuras también oscurecidas de los artefactos
que buscan la higiene
el podrido entusiasmo de dar la vuelta al colchón
para no fijar el peso del sueño
en la partida


Florencia Smiths
De: Poemas domésticos
2012





1 comentario:

Ema dijo...

Wow hermoso!!!!! Gracias

Sin embargo, lo femenino está en otra parte, siempre ha estado en otra parte: ahí está el secreto de su fuerza. Así como se dice que una cosa dura porque su existencia es inadecuada a su esencia, hay que decir que lo femenino seduce porque nunca está donde se piensa.

Jean Baudrillard

.

.