02 mayo 2013

Otra a l e j a n d r a

Haberse muerto en quien se era y en quien se amaba, 
haberse y no haberse dado vuelta 
como un cielo tormentoso y celeste 
al mismo tiempo. 

Hubiese querido más que esto y 
a la vez nada.




No hay comentarios:

Sin embargo, lo femenino está en otra parte, siempre ha estado en otra parte: ahí está el secreto de su fuerza. Así como se dice que una cosa dura porque su existencia es inadecuada a su esencia, hay que decir que lo femenino seduce porque nunca está donde se piensa.

Jean Baudrillard

.

.