17 agosto 2010

Experimentalismo alemán y poesía civil


Helmut Heissenbüttel, 1921.

Frases simples

frases simples
mientras estoy de pie hago sombra
un sol mañanero traza la primera silueta
florecer es un empeño atroz
he dado mi conformidad
vivo


Topografías

Tiempo
prototiempo que mengua hacia el futuro
entre los árboles de octubre con su óxido amarillo se
mueve el amarillo limón de los autos
la belleza negriza de una momia de hortesia
el paso lento de quienes nada esperan
perder tiempo
cese de la identidad en el puente
trazas de anís en el aire
puertas de anís
death is so permanent
las varillas de cobre de la conciencia del tiempo
se golpean a ciegas sin darse


Meditaciones gramaticales simples

a [Tautologías]
la sombra que proyecto es la sombra que proyecto
la situación en que me hallo es la situación en que me
hallo
la situación en que me hallo es sí y no
situación mi situación mi particular situación
grupos de grupos se mueven sobre superficies abiertas
grupos de grupos se mueven sobre colores puros
grupos de grupos se mueven sobre la sombra que
proyecto
la sombra que proyecto es la sombra que proyecto
grupos de grupos se mueven sobre la sombra que
proyecto y desparecen


e

pequeñas verticales negras cruzan lentas horizontales
negras
pluviforme cruza pluviforme
huestes de paredes
pequeños rectángulos negros tristes se desplazan sin
cesar
diagonales remisas
tramos rectos finitos se cruzan
en todo caso dado el caso y hablo hablo
discurso cruza discurso y lo hay haylo no no
discurso cruza discurso y lo hay haylo no no y nunca
nunca


* * * *


Jürgen Becker, 1932.



Bordes

Ahí está colgado el mapa, todas las paredes son blancas, éste es el país, éstas son las costas, esto es historia, ésta es la ventana alta con los árboles del parque, encima, el cielo, éste es el DC 8 de todos los días, ésta es la gata "Nina", hoy es viernes, no parece verano, todo sigue igual, éste es el latido que acaba de pasar, ahí viene otra vez lo que se llama una esperanza, ésta ha sido la duración de un cigarrillo, se aproxima un plazo, éste es Münchhausen que lleva atado de la cadena un jabalí, esto es la proximidad de lo que se habla, se pronuncia el nombre de Mila Schön, eso debe ser Milán, el vaso lleno, el vaso vacío, ahí está sentada una persona y está sentada a la mesa y levanta la mirada de la mesa, eso es otra cosa, ése es El continente interior, es tan limpio como un Opel de Opel, ahí está colgado el relieve de escayola roja del kaiser Guillermo, allí son las diez de la noche y allá las ocho de la mañana, aquella mosca no vuela, eso es lo importante, eso es de lo que se olvida uno, ese es el Mississipi, es la palabra que designa a un río, allí hay una estufa vacía apagada, allí una buena radio portátil y allí dos fragmentos de columna, allí hay algo para sentarse y más allá para sentarse y acostarse.

Y afuera arrecia el temporal, y una bandada de pájaros porfía con el viento hasta que oscurece.



Bordes

Y otra vez árboles, pero menos cielo, mucho menos cielo, y los árboles tampoco se balancean, grandes árboles, árboles viejos, bosque, inmóvil, que vemos desde la ventana, madera, troncos verdinos, ramas sin hojas, hojarasca, nieve, trampas, zorros, madera negra, humo, por hoy nada más.



Futuro

-menos cerezas: eso es todo lo que sabemos, hasta ahora,
del próximo verano, y porque
no haremos ningún viaje
y fracasará un proyecto de película, habrá que agregar
a las incertidumbres
la certeza de que no
serán nuestras condiciones las que sirvan
para describir este verano: recurrimos, pues,
a las conservas, contemplamos
mapas y exhumamos viejas fotos; nada, no
se sabrá de cómo vivíamos ahora-


* * * *

Hans Magnus Enzensberger, 1929.



Call it love


en las casas desnudas suena ya el zumbido de los ascensores

que suben y bajan
arden las lámparas
embriagadoramente
se abre paso abril a través de un follaje traslúcido
a las mujeres les estallan los abrigos de piel en el parque
más aún, los ladrones alaban por los tejados a la anochecida
como si cual una paloma de batista cándida
como si inopinada y blanca y brilladoramente
la desaparecida detrás de las montañas y las fórmulas
la expulsada a las estrellas denudadas
deportada sin memoria
sin pasaporte ni zapatos
se hubiese entregado a sus inexorables
extenuados cazadores
hermosa es la anochecida



En el libro de lecturas del bachillerato superior


No leas odas, hijo mío, sino guías de ferrocarriles:
son más exactas. despliega las cartas marinas
antes de que sea tarde. abre el ojo, no cantes.
ha de llegar el día en que vuelvan a clavar listas en las puertas
y a señalar con marcas en el pecho a quienes digan que no.
aprende a pasar desapercibido, aprende, mejor que yo,
a cambiar de barrio, de pasaporte, de cara.
adiéstrate en la pequeña traición,
en la sórdida salvación de cada día. Las encíclicas
son buenas para encender el fuego;
los manifiestos, para envolver mantequilla y sal
para los menesterosos. serán necesarias saña y paciencia
para insuflar en los pulmones del poder
el polvillo letal, molido
por quienes hayan aprendido mucho
y sean exactos, por ti.



Mala memoria

En nuestros debates, compañeros,
tengo a veces la sensación
de que hemos olvidado algo.
No es el enemigo.
No es la línea de conducta.
No es el objetivo final.
No figura en el "Curso breve".

Si no lo hubiéramos sabido nunca
no habría lucha.
No me preguntéis qué es.
No sé cómo se llama.
Lo único que sé
es que hemos olvidado
lo más importante.


* * * *


Rainer Kunze, 1933.


De la necesidad de la censura

Se puede retocar
todo

Menos
el negativo
que llevamos dentro



Invitación a una taza de té de jazmin

Pase, cuelgue su
tristeza, aquí
le está permitido guardar silencio.





Veintiún poetas alemanes
volumen 2
Colección Visor de poesía
1980

No hay comentarios:

Sin embargo, lo femenino está en otra parte, siempre ha estado en otra parte: ahí está el secreto de su fuerza. Así como se dice que una cosa dura porque su existencia es inadecuada a su esencia, hay que decir que lo femenino seduce porque nunca está donde se piensa.

Jean Baudrillard

.

.