24 julio 2010

Cuerpos repetidos


Repetidos al sol los cuerpos
los difuntos más bellos repetidos
en urnas blancas de espuma de mar y río
multiplicados al sol de un son fascinador de metralletas
millones de ellos enfilando al borde
sus dobles mortales cargando sus fotos
sus manos sus pies sus espaldas hechas papeles escritos a mano
a mala mano a cortada mano arrugado que se bota
Repetidos en un sonido ensordecedor que simula
la matanza del reloj la hora cumplida la aguja que se entierra en el corazón
y lo revienta
de puro inflado de presión lo revienta y lo amordaza
no deja de latir este corazón amenazado insultado vejado el corazón
Los muertos míos enfilando al mar, al sol, al olor de un ácido que les depura los ojos
que les termina de coser los párpados que les huele a frío y trata de no dejar marcas hijos
Muertos amados muertos
Todas mis personas ajenas en la cerca
secándose al sol como si la mentira del agua fuese limpia como si
sus gestos desde ahora no fueran los gestos desde antes del horror sino otros
Mis personas detenidas en sus fechas en sus canciones de guerra en sus solos tallados dibujos de cristos
Mis sombras y ausentes y sus nombres en ellas
mis cuerpos ajados en sus cuerpos enfilados tapados
la multiplicación de mis voces en sus labios
mis letras curvas tensas en sus muñecas rotas
mis muertos los bellos rostros embalsamados que sigo viendo a pesar de la ceguera mito
historia borrada que digo los cuerpos
repetidos desde hace años desde ayer desde ahora los he visto
los que han muerto un poco ahora hablan de ustedes
nosotros los que morimos al mismo tiempo a veces no decimos nada
casi nunca decimos nada
torpemente perdimos esa voz estancada
nos secaron la voz también al sol
creen que nos secaron la sangre y nos dijeron




No hay comentarios:

Sin embargo, lo femenino está en otra parte, siempre ha estado en otra parte: ahí está el secreto de su fuerza. Así como se dice que una cosa dura porque su existencia es inadecuada a su esencia, hay que decir que lo femenino seduce porque nunca está donde se piensa.

Jean Baudrillard

.

.