25 mayo 2010

El sol se esconde en Pudahuel

Lo que se rompe no se paga y lo que queda lo dejamos ahí
cuando pasaste en salto ya no hay vuelta atrás
diste vuelta la pirámide hacia el mar
diste vuelta la pirámide hacia el mar
La paciencia no incluye parar y si paramos es para respirar
avisté en el cementerio un lugar
puse mi mano en tu rodilla antes de frenar
puse mi mano en tu rodilla antes de frenar

Matando el tiempo en Quilicura
descubrí que el sol se esconde en Pudahuel
Matando el tiempo en Quilicura
descubrí que el sol se esconde en Pudahuel

Vamos donde no hay ni aire y el aire es lo que falta por comprar
olvidamos nuestra función primordial
recordarnos cuanto nos cuesta recordar
recordarnos cuanto nos cuesta recordar
En el sur hay quienes matan corderos su sangre beben como cola free
en el centro hacemos los autos funcionar
y ya son miles las bestias que nos van a ahogar
y ya son miles las bestias que nos van a ahogar

Matando el tiempo en Quilicura
descubrí que el sol se esconde en Pudahuel

descubrí que el sol se esconde en Pudahuel

Los degollados todavía se pasean Quilicura huele a sangre y traición
evitamos mencionarlos una y otra vez
evitamos recordar Pudahuel
evitamos recordar Pudahuel

1 comentario:

Neftalí Coparrota dijo...

Preciosa cancion de Matías Cena... Es un gran compositor, un gran artista...
Es de esos que a primera vista llaman la atencion.

Florencia, te invito a pasar por mi blog a leer algunas lineas...

Un abrazo, Nos leemos!

Sin embargo, lo femenino está en otra parte, siempre ha estado en otra parte: ahí está el secreto de su fuerza. Así como se dice que una cosa dura porque su existencia es inadecuada a su esencia, hay que decir que lo femenino seduce porque nunca está donde se piensa.

Jean Baudrillard

.

.