15 mayo 2009

La verdadera Economía, la Doméstica.

La casa es chica el desastre es grande

Se propone el concepto de Economía Doméstica como sistema que mantiene un conjunto de funciones prácticas y de orden en el hogar, las que han variado en el tiempo y el espacio, dependiendo de las características de los ejecutores, principalmente mujeres de generaciones distintas, quienes realizan este procedimiento, pero con un resultado cada vez más fallido, por encontrarse en estado de crisis o alejadas de su fin primigenio. En otras palabras, el tiempo y el esfuerzo que invertían generaciones anteriores en las labores del hogar, es el mismo que pueden invertir generaciones actuales o, incluso, el sujeto que plantea la tesis, pero sin conseguir los mismos resultados.
Es aquí en donde este sujeto se ve implicado y complicado en el tema: ¿Cuál es el motivo por el que no se puede ejecutar la acción de una manera satisfactoria? Propuesta la solución de obra -el Orden, surgen nuevos inconvenientes: ¿Cómo se repara o recupera lo que está en calidad de desastre, y que luego se transforma en ruina?
Al igual que las clases antiguamente impartidas de Economía doméstica buscaban preservar sus conocimientos en el tiempo, con el fin de crear una dueña de casa tipo, esta nueva generación se propondrá seguir con el mismo espíritu, pero con distinto fin: el de reparar y mantener la memoria.

La ropa sucia se lava en casa

La ruina doméstica se compone de manchas y texturas, así también es posible asignarle un sentido, en tanto nos permite acceder a la memoria, presentándose como hechos pasados. Es quizás, por este motivo, que el hecho de que exista un lugar en ruinas no necesariamente da lugar a sentimientos tristes, si no más bien cercanos a la nostalgia. Ruina y arruinarse en este caso, funcionan de forma conjunta, dentro de un tiempo funesto en el espacio doméstico, asociado por lo general a un decaimiento económico y a un estado anímico.


Mariana Guzmán
Artista Visual
Arcis Valparaíso
2009

*Cito sin permiso de la artista -espero me disculpe!- dos fragmentos de esta apasionante tesis de grado, que me fascinó e hizo replantear ciertos conceptos que necesitaba, sin darme cuenta, hacer más propios y volver a reflexionar en torno al gran tema de la Ruina, entre otros.

No hay comentarios:

Sin embargo, lo femenino está en otra parte, siempre ha estado en otra parte: ahí está el secreto de su fuerza. Así como se dice que una cosa dura porque su existencia es inadecuada a su esencia, hay que decir que lo femenino seduce porque nunca está donde se piensa.

Jean Baudrillard

.

.