07 noviembre 2008

Little red riding hood


Caperucita Roja fue mi primer amor.
Tenía la impresión de que si hubiera
podido casarme con Caperucita Roja,
habría conocido la felicidad completa.

Charles Dickens

Algunos consideran su historia un mito estacional, una alegoría del sol devorado por la noche, otros ven en ella la personifcación del triunfo del Bien sobre el Mal. Su cesta de vino y pasteles, se dice, representa la comunión cristiana; su capa roja está en lugar de la sangre menstrual. Hay quienes interpretan el relato en términos freudianos, como una escenificación del Ego dominado por el Ello; otros consideran que simboliza la relación entre el Hombre y la Mujer. Y es inevitable que el cuento haya sido utilizado para impartir determinada ética sexual de acuerdo con la fibra moral del momento. De forma consciente e inconsciente, los narradores han manipulado la trama para ofrecer un retrato de la seducción y la tentación, para contar la violación de una virgen o para describir cómo una joven se convierte en mujer. En la primera versión escrita, la niña se quita la ropa, se reúne con el animal bajo las mantas y muere. Una moraleja rimada al final de la historia advierte a las mujeres que deben estar atentas porque un hombre puede ser un lobo, popularizando el uso de este término para designar a un seductor. En versiones posteriores la enseñanza es corregida y un cazador o leñador viene al rescate de Caperucita para mostrar que un buen hombre (un padre o tal vez un marido) puede salvar a una mujer de su insensatez. Con su cuchillo o, en ciertas versiones, sus tijeras, el salvador libera a la heroína, sacándola de la barriga de la bestia como si la despertara de un mal sueño, y le da una sagrada oportunidad para seguir el buen camino a lo largo de su vida. En algunas versiones más modernas podemos advertir el eco de la versión oral más antigua que conocemos: la niña escapa por sí sola, y demuestra, así, que las mujeres pueden salvarse a sí mismas. Caperucita carga su propio par de tijeras, engaña al lobo con una astuta artimaña o, en ciertas ocasiones, pelea. En las versiones victorianas, la madre prohibía a Caperucita apartarse del camino, y más tarde, arrepentida, la heroína prometía que nunca volvería a ser desobediente. Algunos incluso hacen a Caperucita Roja responsable de perpetuar el miedo a la especie que ha sido perseguida y llevada hasta casi su extinción en Estados Unidos. ¡Quita tus manos de esa especie en peligro de extinción!, grita el leñador a Caperucita en una versión del cuento que circula por internet.


1 comentario:

Mr. NoName dijo...

curioso, justamente ayer en el programa 7mo Vicio dieron un cortometraje que no me recuerdo ahora como se llama, la cuestion es que ahi explicaba un tipo (la accion es en un restauran donde estan fumando y hablando, y con los lugares comunes de confusion de palabras) que la caperucita roja era un cuento que dejaba como enseñanza la importancia de la educaion sexual.
Caperucita notaba que su cuerpo estaba desarrolladose, asique le pidio a su mama que le contara, pero esta no lo hizo y la envio donde la mujer mas antigua, que por ende, es la que mas sabia. Antes de irse, mama le dio una capucha roja y un consejo: que no se saliera del camino.
en el transcurso, se encuentra con este lobo, que esta mimetizado como un apuesto joven, esta le cuenta donde va y el joven se adelanta por el atajo. al llegar el, comete fechorias con la pobre abuelita y espera a caperucita, cuando ella llega, le pide que se saque toda la ropa y la queme en la chimenea, cuando lo hace, la invita a acostarse juntos y empiezan a tener sexo, claramente, como caperucita no sabe nada de esto le parece algo sumamente normal, hasta que al joven se le despierta su lado animal y termina matandola, claro que los hermanos grimm editan esa parte y ponen un cazador que llega de no se donde y mata al lobo, (esa escena es muy chistosa porque sale uno de los hermanos escribiendo y el otro masturbandose).
la alegoria del lobo, es que los hombres pervertidos son unas bestias que no razonan, perfectamente pudo ser cualquier otra animal, pero situandolo en el contexto del cuento, se supone mejor un lobo.

Bueno, eso era todo lo que queria comparir contigo, cuento aparte es que soy admirador tuyo (Dios mio, ya se me salio mi lado groupie), y que el lunes te ire a ver ya que estaras en mi U, y el sabado en la estacion de llo-lleo. Asique ojala todo te salga bien, adios.

Sin embargo, lo femenino está en otra parte, siempre ha estado en otra parte: ahí está el secreto de su fuerza. Así como se dice que una cosa dura porque su existencia es inadecuada a su esencia, hay que decir que lo femenino seduce porque nunca está donde se piensa.

Jean Baudrillard

.

.