04 junio 2008

Ensayar un poema es borrarse



ensaya un poema
con el dedo del silencio
nadie te verá
florencia smiths




Ella es la muñeca de papel que su papá le regaló antes de morir, el recuerdo es una muñeca de papel que se estira y se borra, ella ve por la osmosis del papel que se deshace en sus manos, el recuerdo de su papá antes de morir, ella es el recuerdo de la muñeca, la línea de ese recuerdo añejo -a veces pedimos que tenga otras contrataciones de sentido, pero un silencio en blanco lo hace de esta manera-, suave del papel que vive desde 1985, el reflejo de unas hojas de papel en el recuerdo, de la línea que trazo, que trazó -en la palabra muerte que se repite en el papel acondicionando la línea del recuerdo- acariciando todo como una línea en el aire que se lleva un papel, -una muñeca de papel que se dobla y desdobla- hacia la oscuridad del recuerdo donde se pierde el hilo de la línea, -que trazó en 30 x 24- y en donde la muñeca de papel besa sus ojos -los de ella, que es el borde del papel- en un verano de luz -hacia la línea que nos deja ciegos-, en un cementerio frente al mar oscuro al lado de espacios en blanco.


Luis Retamales
*fragmento de: 

Resplandor es un sinónimo de borrador
texto inédito

No hay comentarios:

Sin embargo, lo femenino está en otra parte, siempre ha estado en otra parte: ahí está el secreto de su fuerza. Así como se dice que una cosa dura porque su existencia es inadecuada a su esencia, hay que decir que lo femenino seduce porque nunca está donde se piensa.

Jean Baudrillard

.

.