09 enero 2008

De: Piedras Rodantes, Malú Urriola.





La malú -me dijo- oye, urriola
evita el cigarro
quedarte sola en el techo fumando
es para volverse loca.
Evita las playas en invierno
las olas acostumbran aumentar
obscenas nostalgias.
Esquiva niñitas jugando al luche
tu cuartucho solitario
esquiva gatos, ventanas
y sobre todo los techos
los techos sobre todo.


IX


Que se suicide la poetita de mierda
cuando los gatos se agarren en los techos
lanzando gritos alucinantes
llantos de guaguas en celo
o se arrojen de cabeza
desde los árboles en otoño
que se mate de una vez
la loca chascona y borracha
apenas se termine el pisquito
(traguito chilensis)
que se pegue un tiro, entonces
la pendeja
cuando la brisa de papas fritas
venga desde el oscuro carrito de la esquina
que cargue la pipa, el vaso
y se tire un gatillazo de fondo
bailándote un rock
porque a veces estás tan down
muchacha traviesa.




Malú Urriola
1988

No hay comentarios:

Sin embargo, lo femenino está en otra parte, siempre ha estado en otra parte: ahí está el secreto de su fuerza. Así como se dice que una cosa dura porque su existencia es inadecuada a su esencia, hay que decir que lo femenino seduce porque nunca está donde se piensa.

Jean Baudrillard

.

.